Sobre la blockchain y su importancia en el sistema financiero

digital blue cubes connected with a chain

© kugelwolf/fotolia.com

Esta moda también se asocia a otro concepto relacionado que aparece a menudo en los medios de comunicación: Bitcoin. Para muchas personas se trata de exactamente lo mismo. Sin embargo, si alguien equipara la criptomoneda con la tecnología que está detrás de ella, no solo estará equivocado, sino que sería injusto para la blockchain en sí y su significado.

Mientras que al final la volatilidad extrema de Bitcoin ha perjudicado la imagen de la criptomoneda más vieja y conocida, la blockchain, en cambio, ha podido demostrar que puede funcionar bajo grandes presiones.

La rama de las finanzas se encuentra inestable. Lo que le inquieta podría compararse con una tragedia griega. El dilema: ¿Ignorar la blockchain y, en el peor de los casos, convertirse en superfluo? ¿O lanzarse a la aventura, asimilar la idea y acabar por destruir el modelo de negocio anterior? Una pregunta digna de filósofos, pues la idea fundamental de la blockchain hace que bancos, notarios e intermediarios se vuelvan innecesarios.
 

Lo que supone la función de la blockchain para datos guardados

¿Cómo funciona? La blockchain se puede presentar como una base de datos descentralizada. En ella se guardan registros en una lista que se puede ampliar de forma continuada, llamada «bloques». Estos bloques se vuelven a enlazar mediante procedimientos criptográficos y el bloque inicial marca el inicio. Todos los bloques siguientes se revisan y se ajuntan de forma cronológica. Los datos se guardan al mismo tiempo y de forma idéntica en miles de servidores y se conectan entre ellos. Esto permite un guardado de datos a prueba de falsificaciones. Cada bloque nuevo se conecta con el bloque anterior. Este bloque contiene la historia en forma de su suma de comprobación (un tipo de dígitos). Además, todos los datos se guardan de forma encriptada. Todo esto significa que la blockchain puede evitar la corrupción y manipulación de forma efectiva. La red entera se legitima de forma recíproca y se convierte así en su propia «source of truth».

La blockchain contradice de forma fundamental el concepto de bases de datos específicas de la sociedad, o incluso la idea de la nube. Con este planteamiento, la tecnología rehuye cualquier tipo de control estatal. El proceso de transacción de una criptomoneda como Bitcoin muestra un ejemplo claro de las diferencias con los procedimientos tradicionales.
 

Blockchain: ¿Qué cambios supone para las transacciones?

En una transacción electrónica clásica entre dos personas, los estados de la cuenta y los datos de la transacción se guardan tanto en el banco del remitente como en el del beneficiario. En la práctica, estos bancos suelen utilizar los llamados bancos de transacción. Estos llevan a cabo las transacciones reales y guardan la información necesaria para ello. Este almacenamiento redundante de transacciones lleva a que los bancos se reconcilien mutuamente (Reconciliation en inglés). De esta forma garantizan la exactitud de la contabilidad reiterada. En las transacciones transfronterizas, esto significa:

En muchas ocasiones se producen discrepancias y retrasos en el proceso. Debido al almacenamiento múltiple de datos, es más fácil que ocurran manipulaciones. Por último, también existen numerosos puntos de ataque.

En cambio, en la blockchain, la transacción se lleva a cabo directamente entre las dos personas implicadas: A esto se le añade únicamente un nuevo bloque que contiene los datos de la transacción. Estos datos son:

  • Cuenta (Wallet) del remitente
  • Cuenta del beneficiario
  • Importe

Mediante un complejo procedimiento, esta transacción se confirma y posteriormente se almacena de forma descentralizada. A través de este procedimiento, la información de la transacción se archiva de forma infalsificable. No obstante, este es el punto más fundamental:

La transacción se lleva a cabo tan solo entre las dos partes. En este proceso no se necesitan mediadores como bancos principales o bancos de transacciones. Esto significa lo siguiente: La blockchain es, gracias a este enfoque, considerablemente más eficiente. Y para los que dependen del sistema es más rentable.

Sin embargo, si consideramos el siguiente punto, el enfoque de la blockchain es radical: Mientras se conozca la dirección de la Wallet, es posible visualizar todas y cada una de las transacciones llevadas a cabo. La suma de todas las transacciones da como resultado el estado de la cuenta en cuestión. A pesar de esta transparencia, se garantiza el anonimato (al menos en su mayor parte) en el sistema,pues nadie puede ver quién se encuentra detrás de una dirección de Wallet determinada.
 

Importancia de blockchain en la práctica: Smart Contracts y otros

Gracias a su arquitectura, la blockchain se presta de forma oficial a transacciones financieras, como las que se llevan a cabo con criptomonedas. Desde que Bitcoin vino al mundo hace diez años, la blockchain siguió desarrollándose. Se añadieron nuevas funciones.La segunda generación de esta tecnología es la blockchain Ethereum. Vitalik Buterin, el inventor de Ethereum, dice en un informe de Capital:

«El día en el que observé Bitcoin más de cerca, entendí que los pagos sin mediadores son posibles».


En algún que otro banco, una declaración de ese calibre hace sonar las alarmas.

Con Ethereum se facilita por primera vez la posibilidad de depositar contratos en la blockchain. Hablamos de los llamados Smart Contracts. De ello se desprende un campo completamente nuevo de escenarios de aplicación. Al fin y al cabo, blockchain también pretende asumir la función de una autoridad competente de confianza entre diferentes partes.

Metafóricamente hablando: Dos personas apuestan por el ganador del siguiente campeonato mundial de fútbol. El perdedor le debe al ganador un importe específico. Este contrato de apuesta se realiza según la condición de causa-efecto y se guarda de forma segura en la blockchain. De esta forma, el contrato digital reposará hasta la final del campeonato mundial de fútbol. El contrato obtiene el resultado, determina quién es el ganador de acuerdo con las reglas definidas con anterioridad y efectúa el pago del perdedor de forma automática.

Incluso si aparecen dificultades durante el proceso de conversión al estado actual, el potencial se deja entrever: En principio, para contratos fáciles no se necesitarían más abogados o notarios, ya que la blockchain se hace cargo de sus funciones como autoridad competente de confianza. Debido a la situación legal, por ahora tan solo se trata de una visión de futuro.
 

La importancia de la blockchain como intermediario infalsificable

Existen sin embargo muchos otros casos de uso en los que la blockchain puede desempeñar el papel de un intermediario infalsificable: En el caso de los catastros, la función del estado es asegurar que la información sobre el propietario del terreno se almacene de forma correcta. Debido a la corrupción, muchas personas en países del segundo y tercer mundo no pueden confiar en que una entrada en el catastro garantice dicha propiedad en el futuro.

Incluso en Reino Unido es habitual contratar un seguro adicional al comprar un inmueble. Este seguro protege contra la posibilidad de que otra persona alegue derechos legales sobre el mismo inmueble. En estos casos, la blockchain ofrece la posibilidad de documentar la información de forma que no sea posible su manipulación o destrucción por causa de corrupción o daños ambientales. Lo que parece una visión de futuro ya se emplea en diferentes países como Rusia, India o Ghana en prototipos.

blockchain transactions

 

Blockchain supone un nuevo tipo de inyecciones de capital

En la corriente de la moda de la blockchain surgió un fenómeno fascinante: Los llamados ICO (Initial Coin Offerings) presentan una forma de financiación inicial de empresas de la blockchain. Inversores de todo el mundo adquieren los llamados tokens de una empresa. En muchas ocasiones, la empresa no ha presentado más que un sitio web o un concepto técnico. Al acabar la campaña de recaudación, normalmente estos tokens se pueden cotizar en la criptobolsa. Sin embargo no representan ningún derecho de voto, lo que se denomina Equity. Esto significa que esta forma de inversión supone un riesgo muy alto para los inversores.

No obstante, este nuevo fenómeno ha logrado superar el volumen de la financiación clásica de venture capital de forma considerable tras menos de un año. Es previsible que las autoridades reguladoras de muchos países tomarán cada vez más medidas en contra de los ICO. A pesar de ello, el principio subyacente seguirá persistiendo en el futuro gracias a la technología de la blockchain:

Los inversores pueden invertir con monedas tradicionales o criptomonedas y sin instancias intermediarias en cualquier empresa del mundo en la que confíen. Esta posibilidad será de gran importancia en el futuro para el 99 por ciento de todas las empresas del mundo

  • que no forman parte de la bolsa y
  • que normalmente requieren de financiación propia o bancaria para la adquisición de capital.

«La moda del Bitcoin es pasajera, lo que permanece es la tecnología que está detrás», dijo el periódico Spiegel a principios de 2018 sobre su desarrollo.

La cuestión sigue abierta: ¿Simple moda o tecnología disruptiva real? Lo que ya es un hecho es que miles de nuevas empresas de blockchain han hecho públicas sus visiones. Todas quieren simplificar sus procesos mediante la tecnología de la blockchain o evitar mediadores. A algunos enfoques se le atribuyen un gran potencial, aunque la tecnología de muchos de ellos aún no se ha desarrollado, sino que se describen tan solo como visiones o conceptos. También se plantea la siguiente cuestión: ¿Cuál es en realidad el alcance del potencial disruptivo de esta tecnología en lo que tiene que ver con actores consolidados y con solidez financiera como bancos o bolsas?

La tecnología de la blockchain se puede implementar tanto de forma pública como privada. Ante este contexto es perfectamente posible que en el futuro exista una mezcla de ambos conceptos, con interoperabilidad limitada. En este escenario, la blockchain no sería más que una simple actualización informática.


Blockchain: ¿Qué se esconde tras Mister X?

Un nombre merodea por las redes: Satoshi Nakamoto. Este nombre representa una tecnología con repercusiones que nuestra sociedad y mundo financiero aún no pueden comprender. ¿Quién es entonces el inventor de Blockchain? ¿Por qué no es posible desvelar el secreto sobre esta persona?

Satoshi Nakamoto suena de primeras a un nombre japonés bastante habitual. No se sabe si tras la technología de la blockchain se esconde un único inventor o un grupo entero de gente influyente ni de dónde procede dicha persona. Existe todo tipo de rumores sobre quién puede ser el fundador real de la blockchain, de Bitcoin y de otras tecnologías relacionadas. ¡Soy yo! (No)

Se han nombrado personas innumerables, entre ellos también personalidades conocidas como el cofundador de PayPal o el director de Tesla, Elon Musk, los cuales terminaron por descartarse más tarde o las propias personas acabaron desmontando el rumor. Una de las muchas personas que causaron un gran espectáculo al insinuar que Mr. Bitcoin son ellos mismos es el empresario e informático australiano Craig Steven Wright. Esto se negó más adelante en otro espectáculo mediático similar, por lo que el misterio sobre Satoshi Nakamoto sigue sin explicarse. El suspense y la emoción de esta historia sigue no obstante presente.

«A partir de ahora me dedicaré a otras cosas»
– Satoshi Nakamoto

Sobre Satoshi Nakamoto sabemos que publicó el protocolo de Bitcoin en un informe en noviembre de 2008 usando una dirección de correo electrónico codificada. Más adelante instaló en 2009 el primer cliente de Bitcoin y mantuvo el contacto con la comunidad de Bitcoin. Durante el proceso se preocupó de forma meticulosa de no revelar ningún dato personal. Tan pronto llegó a la conclusión de que Blockchain y Bitcoin ya podían ir por caminos separados, se despidió del público con estas palabras: «A partir de ahora me dedicaré a otras cosas».

 

Artículos relacionados